Parecería que para el niño decir "yo" es como una luz"Los Niños y su derecho a la verdad - Françoise Doltó

Cuando el niño accede a decir yo, habría que saber qué quiere decir con ese yo. Si el niño dice yo, también puede decir “mi”, porque muchos niños dicen yo refiriéndose a la madre, por ejemplo en los países africanos. Las personas que han ido a trabajar a algún país africano, me han dicho que los niñitos africanos, por lo menos en los lugares donde ellas han estado, no dicen jamás como aquí, Juan, Pedro, cuando se refieren a ellos mismos siempre dicen yo enseguida pero ese yo no indica a sí mismo, es “yo, su mamá” que ha dicho yo cuando estaban fusionados, cuerpo a cuerpo, día y noche antes del destete. Así que decir yo representa la fusión con la madre.Hay que desconfiar de la palabra que quiere decir yo cuando ese yo no es yo, mi persona, separada de la de mi madre, es decir, yo, mi, me, no tú. Lo que es totalmente diferente. Hay que escuchar. El que dice “yo” pero con el verbo en la segunda o tercera persona no está queriendo decir yo, sino que está expresando el conjunto de yo, mi mamá, yo y la otra persona (de la yo formo parte).Y cuando usted me pregunta: “¿Podría usted decirnos cómo se efectúa el pasaje de la tercera a la primera persona gramatical?” le digo: jamás el niño habla de él en tercera persona, es una ilusión del adulto, el niño habla de él en segunda persona y eso no se entiende.Cuando él dice: “Yo hago esto, hago lo otro o habla con el infinitivo “hacer esto” es a veces una indicación de yo. El infinitivo significa yo pero no separado de todos los demás. Yo son todos los otros como yo. Pero cuando él dice: “Toto quiere aquello” quiere significar “Toto tu quieres”. La prueba la conocen todos los que cuidan niños o ven desarrollar a sus hijos. Los niños dicen “tú quieres” pero eso significa “yo quiero” porque hablan como el adulto, les hablaría para decirles que quieren algo. Y cuando hablan de ellos, al parecer en tercera persona para nuestro oído (nosotros conocemos la gramática) en realidad lo hacen en segunda persona aunque digan “yo” y entonces no entendemos y los chicos repiten “yo, yo, yo” tres veces. Siempre es: “yo mi mamá o mi papá o yo mi hermano o yo mi hermana”, yo más otro con quien estoy articulado.Después es el yo solo. El pasaje tiene numerosos pasos intermedios. Los niños llegan al yo solo cuando han logrado desprenderse de la persona que les garantiza su identidad para ir solos contra cualquier otro sin miedo de perder la seguridad existencial.

 

 

Françoise Doltó (1908–1988), Médica Pediatra y Psicoanalista Francesa.